Gideons Reach Prisoners To Show Them True Freedom

by The Gideons International on February 28, 2011

Millions of people languish in jails and prisons around the world, some of them in very harsh conditions. No matter what they have done, they are not beyond hope. Scripture distributions to prisons and jails may be the only way these individuals can learn that God loves them and that they can be forgiven. Here are just two of the many testimonies we have received from prisoners about the impact of our ministry on their lives.

South Africa

I was detained under Section 29 of the Internal Security Act in one of South Africa’s jails during the latter half of 1986. I will never forget my only companion in solitary confinement: that little Testament was my only friend and turned out to be the best book I had ever read.

I had heard the Word of God as a child and as a teenager, but I had never understood or experienced the feeling I felt as I read that Testament with Psalms and Proverbs. In my loneliness in solitary confinement, I felt the full presence of God.

From that time in prison, I became a born-again believer in Jesus Christ. God’s Word became my foundation for all I do. Now I am a teacher. May God bless those who spread His Word.

Nigeria

I was an armed robber and condemned to death by firing squad. After the death sentence, I was taken to prison in Jos. It was there that I was given the New Testament by The Gideons. By reading this Testament, I received Jesus Christ as my personal Lord and Savior.

Thank you, Gideons, for your efforts in helping bad people like me change from our wicked ways to Christ. I was condemned to death, but the Lord Jesus Christ, who dies for my sins, has set my soul free. To tell you the truth, I was an armed robber before, but not anymore. Now I am a child of God.

{ 1 comment… read it below or add one }

Luis Gustavo March 3, 2011 at 5:15 am

Los Gedeones alcanzan a los presos para mostrarles verdadera libertad
Por los Gedeones Internacionales el 28 de febrero de 2011

Millones de personas languidecen en las prisiones y cárceles de todo el mundo, algunos de ellos en condiciones muy duras. No importa lo que han hecho, no están más allá de la esperanza. Las distribuciones de Escritura en las prisiones y cárceles pueden ser la única forma de que estas personas pueden conocer que Dios las amas y que pueden ser perdonados. Aquí se muestran sólo dos de los muchos testimonios que hemos recibido de los presos sobre el impacto de nuestro Ministerio en sus vidas.

Sudáfrica

Yo fui detenido en virtud del artículo 29 de la ley de seguridad interna en una de las cárceles de Sudáfrica durante la segunda mitad de 1986. Nunca olvidaré a mi único compañero en régimen de aislamiento: ese pequeño Testamento fue mi único amigo y resultó ser el mejor libro que jamás había leído.

Había escuchado la Palabra de Dios cuando niño y adolescente, pero nunca había entendido o experimentado la sensación que sentí cuando leí este Testamento con salmos y proverbios. En mi soledad en régimen de incomunicación, sentí la presencia plena de Dios.

Desde ese tiempo en la cárcel, me convertí en un creyente nacido de nuevo en Cristo Jesús. La Palabra de Dios se convirtió en mi fundamento para todo lo que hago. Ahora soy profesor. Que Dios bendiga a aquellos que difunden Su Palabra.

Nigeria

Yo era un ladrón armado y condenado a muerte por fusilamiento. Después de la condena a muerte, fui llevado a una prisión en Jos. Fue allí que me dieron el Nuevo Testamento de los Gedeones. Leyendo este testamento, recibí a Jesucristo como mi Señor y Salvador personal.

Muchas gracias a los Gedeones, por sus esfuerzos en ayudar a gente mala como yo a cambiar de nuestros caminos perversos a seguir a Cristo. Estaba condenado a muerte, pero el Señor Jesucristo, quien murió por mis pecados, ha hecho mi alma libre. A decir verdad, antes era un ladrón armado, pero ya no. Ahora soy un hijo de Dios.

Reply

Leave a Comment

Previous post:

Next post: